Monto de reparto de utilidades se incrementará

Nota publicada el 16 de abril en Dienro en Imagen, sección Economía por Karla Ponce.
Lea la nota en su fuente original

Con las reformas de subcontratación, las reglas para el reparto de utilidades también cambiaron, estableciendo en la Ley Federal del Trabajo (LFT) un tope equivalente a tres meses de salario o el promedio de los recibido por los trabajadores en los últimos tres meses.

De acuerdo con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), se estima que con estos cambios, el porcentaje de pago pase de 2.8% a 7.7%.

Es importante reconocer que las ganancias son producto del trabajo de todos los que participan en una empresa, por lo que es fundamental hacerlos partícipes de éstas, lo cual fue el principio con el que nació esta disposición constitucional”, explicó la titular de la dependencia, Luisa María Alcalde.

Subrayó que el porcentaje total de reparto no sufrió modificaciones y se mantiene en 10%, como se acordó en la Comisión Mixta de Reparto de Utilidades, integrada por representantes de las empresas, trabajadores y gobierno.

Lo que sí cambió, destacó, es la forma de estimar el pago para cada trabajador, que ahora puede ser el promedio de los últimos tres meses o el equivalente a 90 días de salario, en beneficio de ellos.

La firma D&M Abogados destacó que si bien, a raíz de la reforma de subcontrataciones se establecieron topes al PTU, las empresas pueden repartir el 10% de sus ganancias sin aplicar los límites, siempre y cuando esto se pacte en común acuerdo con los trabajadores a través de la negociación colectiva.

El reparto de utilidades no está limitado para personal sindicalizado o de base, también pueden participar los trabajadores de confianza, con excepción de directores, gerentes o administradores generales de una empresa.

El salario de cuota diaria que se considerará para la individualización de la Participación de Trabajadores en las Utilidades (PTU) de los trabajadores de confianza, no podrá ser superior al 20% del sueldo más alto de un trabajador sindicalizado o de base.

El tema de la antigüedad es de las dudas más recurrentes de los empleadores.