Dinamismo laboral obliga a empresas a establecer un plan de crisis: expertos

Nota publicada el 22 de febrero en El Economista, sección Empresas por María del Pilar Martínez.
Lea la nota en su fuente original

Dado que todo el contenido del contrato colectivo de trabajo debe pasar, por primera vez por el aval de los trabajadores, así como el incremento al salario o hasta el mínimo acuerdo que tome la dirigencia sindical con la empresa, es indispensable que las organizaciones trabajen sobre un plan de crisis, estimaron especialistas laborales de la Labor Business School (LBS).

En el marco del webinar “Negociación Colectiva 2022”, expusieron que la reforma laboral sigue con el proceso de implementación, y dado que corresponde a los trabajadores definir si el convenio al que llega la organización sindical cumple con sus expectativas, ello derivará en situaciones de crisis, las cuales incluso podrían llegar al estallamiento de huelga, “lo que hace indispensable trabajar en un plan que permita atender de la mejor manera el conflicto”, expuso el director de la LBS, Óscar de la Vega.

En ese sentido, detalló que el plan debe contener elementos como la contestación al pliego petitorio, el cual se tiene que hacer 48 horas posteriores a su recepción, mantener la comunicación para saber si el proceso será a través del juez laboral o la Junta de Conciliación; así como ir trabajando en las posibles inexistencias de la huelga cuando, sobre todo cuando no se cumplen los requisitos o ver la ilicitud de la huelga cuando se incurren en actos ilícitos por parte de los huelguistas.

A su vez, Eduardo Arrocha, especialista, expuso que “la reforma laboral está orientada a garantizar la libertad de asociación a contratación colectiva, partiendo de la base de que en México se acusaba que la contratación colectiva no existía o que existe en muy poco nivel y prácticamente la contratación colectiva está constituida por contratos de protección”.

Por lo anterior, dijo, “la contratación colectiva se activará en nuestro país; y serán fundamentalmente los trabajadores quienes den su aval a los acuerdos que establecerán las organizaciones sindicales con las empresas”.

Por su parte, Ricardo Martínez Rojas, expuso también está el proceso de legitimación de contratos colectivos de trabajo existentes y “como tal fue un invento de la Secretaría del Trabajo en el que confunden la consulta con la legitimación”.

Destacó que las empresas miden su relación con los trabajadores y el sindicato, “pero hoy es más importante medir cómo es la relación del sindicato con los trabajadores”.