Empresas deben atender de forma eficiente los nuevos compromisos en materia laboral, advierten expertos

Nota publicada el 20 de diciembre en El Economista, sección Empresas por María del Pilar Martínez.
Lea la nota en su fuente original

La reforma laboral más importante que se haya registrado en el país -con más de dos años de haber entrado en vigor- avanza, pero no en todos los aspectos de la misma manera o con los resultados esperados por trabajadores y empleadores, coinciden especialistas.

German de la Garza de Vecchi, líder de Servicios Laborales en Deloitte México, comentó que las empresas han tenido que reaccionar de manera muy rápida y eficiente para atender las nuevas disposiciones laborales, ya sea para entregar el contrato colectivo físico a los trabajadores o bien identificar cómo realizar de la mejor manera sus contrataciones de personal, a partir de la reforma en subcontratación.

“Tenemos como fecha límite hasta mayo de 2023 para que los sindicatos legitimen sus contratos colectivos de trabajo y si bien las empresas no pueden tener injerencia en esos procesos, es  importante que cumplan con dos aspectos que sí se les pide; que por un lado otorguen las facilidades para que se realicen las votaciones, y por otro que entreguen el contrato de trabajo de manera física; es importante que lo hagan porque ello elimina cualquier tipo de dificultades frente a las autoridades laborales”, detalló.

En ese mismo sentido, Héctor de la Cruz, socio de D&M Abogados, expuso que hay procesos de la reforma que van muy lentos, es el caso de las legitimaciones de contratos; sin embargo, se ha emprendido un cambio en el que “empezará una nueva era con sindicatos activos y reales”.

No obstante, hoy a más de dos años de la reforma, “es posible concluir que muchos de los contratos no se van a legitimar antes de mayo 2023. Lo cual plantea dos posibilidades, que la autoridad los dé por terminados como lo señala la Ley o que sean los líderes se hagan a un lado porque evidentemente su contrato es de protección”.

Cabe recordar que los datos que dio la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) de que existen en el país más de 500,000 contratos colectivos de trabajo activos, mismos que en mayo de 2023 debe contar con el aval de los trabajadores.

Tercera y última etapa

De la Garza recordó que en 2022 viene la implementación de la tercera y última etapa de la implementación de la reforma laboral enfocada a 11 estados, que aunado al proceso que de legitimar contratos y de que todas las funciones registrales ya correrán a cargo del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL) resultará un enorme reto.

Al respecto, la secretaria de Trabajo, Luisa María Alcalde, expuso que se dejó para el final los estados con mayor conflictividad laboral, debido a que tienen mayor actividad industrial y económica.

De esta manera, en los estados de Chihuahua, Ciudad de México, Coahuila, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas y Yucatán, comenzarán operaciones los centros de conciliación local y federal, así como los tribunales laborales federal y locales.

A estas entidades se suman Baja California, Baja California Sur y Guerrero en el ámbito local, estados donde el Centro Federal Laboral y los tribunales federales laborales operan desde el 3 de noviembre pasado.