Avanza con lentitud legitimación de contratos colectivos de trabajo

Nota publicada el 19 de diciembre en El Sol de México, sección Finanzas por Bertha Becerra.
Lea la nota en su fuente original

Hasta agosto de 2021 se habían legitimado 1,400 contratos colectivos de trabajo (CCT) y la expectativa es que al finalizar este año, sean poco más de 2 mil, de un universo donde, de acuerdo a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, existen de 500 mil a 550 mil, depositados entre la Junta Federal y las Juntas Locales de Conciliación y Arbitraje.

Será en mayo de 2023 cuando el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL), en cumplimiento de la Ley Federal del Trabajo (LFT), declare la terminación de todos aquellos contratos colectivos que no se legitimaron por el apoyo de la mayoría de los trabajadores, en los cuatro años anteriores.

“Con esto, se supone dará inicio una era de sindicalismo activo y real”, manifestó el abogado especialista en Derecho Laboral, Héctor de la Cruz, del despacho De la Vega & Martínez Rojas.

Manifestó: Es lógico concluir que una inmensa mayoría de contratos colectivos no se legitimarán antes de mayo 2023. “Pero una cosa es que la autoridad laboral los dé por terminados de manera administrativa y otra muy distinta es que los supuestos líderes que están detrás de las organizaciones gremiales, simplemente se hagan a un lado”.

Considera de acuerdo a su experiencia profesional, que “no todo será tan pacífico como se pretende. Los sindicatos de protección lucharán por no perder la fuente de sus negocios e ingresos que conservan desde hace años”.

Desde ahora se puede ver que muchos sindicatos pretenden “activarse”; pero esto es muy peligroso ya que en principio no se puede revivir algo que nunca tuvo vida. Y además, se puede desinformar a los trabajadores, quienes quizás tomen decisiones contrarias a sus propios intereses y su estabilidad laboral.

Habrá otros sindicatos que se negarán a morir y se conviertan en enemigos de las empresas que los cobijaron durante años y ahora pretendan extorsionarlas con paros, cierres de instalaciones u otros actos de naturaleza violenta.

De ocurrir esto, los empresarios podrán demandar ante los Tribunales Laborales la revocación del registro sindical, puntualizó a El Sol de México el abogado De la Cruz.

En su consideración, concluye que “los sindicatos de protección no desaparecerán solo por mandato de la ley. Tratarán de sobrevivir a toda costa”.

“Y sí no logran el apoyo de los trabajadores, pueden llegar a realizar actos ilícitos en perjuicio de las fuentes de trabajo”, subrayó.