Negociaciones contractuales en 2022 serán complicadas: especialistas

Nota publicada el 5 de diciembre en El Economista, sección Empresas por María del Pilar Martínez.
Lea la nota en su fuente original

Óscar de la Vega, socio director de la firma De la Vega & Martínez Rojas, dijo que al estar ya en funciones el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL), los contratos colectivos de trabajo iniciales, así como los convenios de revisión integral, deberán ser aprobados a través de voto personal, libre, secreto y directo, por la mayoría de los trabajadores cubiertos por los mismos, para su registro y depósito ante el mencionado Centro.

Las negociaciones de los contratos colectivos de trabajo —salariales y contractuales— serán complicadas en 2022, no sólo por que se proyecta una inflación elevada, sino porque el salario mínimo establece un incremento directo de 9%, porcentaje que en muchos casos es retomado por las organizaciones sindicales, expusieron especialistas laborales.

Lo anterior, “podrá generar presiones importantes del sector laboral si la inflación supera el 7% y como resultado del aumento al salario mínimo; a lo que hay que sumar las importantes reformas que en materia de la Ley Federal del Trabajo que ya se encuentran en vigor”, dijo Óscar de la Vega, socio director de la firma De la Vega & Martínez Rojas.

Expuso que al estar ya en funciones el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL), los contratos colectivos de trabajo iniciales, así como los convenios de revisión integral, deberán ser aprobados a través de voto personal, libre, secreto y directo, por la mayoría de los trabajadores cubiertos por los mismos, para su registro y depósito ante el mencionado Centro.

A su vez, Luis Manuel Guaida, de Guaida y Asociados, comentó que sin duda el 9% que se acordó para 2022 de incremento en los salarios mínimos, “tendrá un efecto directo en la posición y pretensiones de los sindicatos. Buscarán obtener incrementos en los tabuladores de los contratos colectivos que administran de un porcentaje mayor a esta cifra”.

En tanto, Germán de la Garza de Vecchi, socio Líder de Servicios Laborales en Deloitte México, destacó que en el primer trimestre del año se realiza la mayoría de las negociaciones salariales contractuales, lo que hace vital que las empresas trabajen de manera coordinada con el sindicato sobre las posibilidades reales de la empresa de otorgar incrementos, “sabemos que algunas de ellas están regresando a las negociaciones que quedaron pendiente por la pandemia, por lo que se deben atender nuevas reglas — por la reforma laboral — pero también cuidando las finanzas de los empleadores”.

Datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) refieren que entre los meses de enero-marzo se realizaron 37.4% de las revisiones salariales de los contratos colectivos de trabajo a nivel federal y local; y hasta el mes de agosto, las revisiones han beneficiado a 2 millones de trabajadores, con un incremento nominal promedio de 5.6% y real de 0.54 por ciento.

La consultora Mercer informó en su momento que se prevé un cierre de año con incrementos salariales del 4.7 % y una inflación estimada del 6.28 %. Para mayo de 2022, la perspectiva muestra un incremento salarial del 4.8 %, con una inflación del 3.7 % y un crecimiento económico del 2.9 % del PIB.

Cabe señalar que la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) celebrada el primero de diciembre, por unanimidad acordaron aumentar los salarios mínimos de 141.70 a 172.87 pesos en todo el país.

En Zona Libre de la Frontera Norte el salario de 213.39 pesos pasó a 260.34 pesos.

En consecuencia, el aumento de los salarios mínimos generales y profesionales es de un 22%, aumento que se aplicará a partir del 1º de enero del 2022.