Agregados laborales de EU, un canal para quejas sobre condiciones en México / EconomíaHoy.mx

Los cinco agregados laborales en las embajadas de Estados Unidos para monitorear la implementación de la reforma laboral en México como parte del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) generarán información que podría derivar en sanciones de Estados Unidos, apuntalaron expertos durante la Conferencia Internacional: “A un año de la Reforma Laboral”.

Los agregados estarán encargados de juntar información de las condiciones de asociación colectiva y libertad sindical en el país y enviarla a un Comité Laboral compuesto por varias agencias de Estados Unidos, lo cual podría eventualmente ser un canal para que sindicatos mexicanos se quejen sobre malas condiciones laborales y haya en último término sanciones, dijo a EconomíaHoy Eduardo Arrocha, consultor de D&M Abogados.

“Van a llegar (quejas)”, dijo Arrocha, pero ante una presunta violación sindical primero serán las autoridades mexicanas quienes la atiendan, y de no lograr resolver el problema se conformará panel de tres jueces, que verificará en el centro de trabajo si el reclamo persiste.

Arrocha recordó que los paneles no impondrán las sanciones, sino que serán los países reclamantes, si después del proceso de evaluación no se ha logrado arreglar una violación laboral.

A diferencia de los panelistas, los agregados laborales no podrán realizar inspecciones en campo, sino estarán limitados a juntar información. Así su tarea se limitará a monitorear y juntar información.

“No veo un intento de invasión de México, con gente de traje (agregados laborales) yendo a realizar verificaciones locales “, dijo John Sander, socio de la firma estadounidense Jackson Lewis, en tono irónico sobre las implicaciones del trabajo de los cinco agregados laborales.

Aunque abiertos a recibir información de sindicatos, Sander dudó que lleguen a los consulados de las Estados Unidos una oleada de quejas sobre problemáticas laborales.

Nota publicada en El Economíahoy.mx, sección Economía por Juan Luis García